viernes, 30 de mayo de 2014

Viaje por las páginas de un General

                 

                       https://www.youtube.com/watch?v=NvtKx5HIlT4&feature=youtu.be


Dar click para ver el video.






Cuando esperamos una tercera persona para narrar los personajes históricos, descritos como decimonónicos escombros, un escritor curtido en las lides de las letras, nos enseña su propio oficio desde su prima palabra y experiencia.
Cómo escribir la historia de un héroe que a pesar de habitar un solitario pedestal cagado de palomas, logra hacerse regresar en forma de fantasma para ser observado por el pintor y trazar un bosquejo surreal, mientras el poeta para recuperar su necesaria crueldad, aplicada a su propio cuello en la inútil e insana guerra declama su grito de pelea: “A DEGUELLO!!!”.
Y que  suenen y rechinen en luciérnagas nocturnas el filo de los machetes que cumplieron un siglo y más por defender ideas liberales.
Finalmente escuchado por el insigne legionario del Huila, el humilde e inmenso Benhur, el escritor, el luchador sin carruaje en las mil batallas, como auriga de las letras que nos sube en su carruaje por los vericuetos de la investigación histórica, de las fechas y los libros para dar vida de verdad, mediante la liturgia de lo esotérico, a esa leyenda venida abajo por los tolimenses, para sentir que su historia no podía quedarse en la deformación exclusiva de lo oral, sino que merecía el pedestal eterno de la novela y del cloqueo de huesos y cascos que solo los iluminados y contradictores oyeron, y pudieron con el autor abrir el sitial de los corazones de todos los que habitamos el Llano Grande del Tolima, para ubicarlo como la necesidad de los inútiles 200 años perdidos en la guerra.
La forma, el amasijo del collage, utilizado en la elaboración literaria y novelesca me es muy familiar, aunque no obró la fotografía del fantasma, como pudimos ejercerlo por allá en los años 88 del siglo pasado.
La paz que parece, ya no será tan sanguinariamente defendida por la siniestra rula del subdesarrollo teñido de rojo, sino por la fantasía del voto que alguna vez produjo la primera nación que guillotinara castas. Aunque en nuestra patria hizo escuela el temor del indio y preferimos siempre la abstención.
Con la sencillez y potencia de un escriba ptolemaico, el redactor de la orden de Dios nos lleva de la mano a la forma, a la técnica de escribir una historia sobre la historia, porque aún no sale ni saldrá de la catedral de los libros que lo persiguen. Sus palabras sagradas, sus cadáveres y su llamado al cuento, nos refieren que el asunto no es crear el fantasma y escuchar su cuento y la venganza preparada y salida de los labios proféticos del padre, origen de sus días.
Este fantasma va escuchando la historia del escritor para indicar que nosotros somos los fantasmas y que el suyo es el oficio de escribir. Esta lección de cómo se escribe una novela, es la mejor frase de aquel oriental, que en los años de militancia y desde un libro rojo nos espetara a leer y nos grabara la frase para el mármol de la vida, aquello de que, “La única forma de aprender es enseñando”.
Este bardo de la vida sin necesidad de crear una academia o un texto sagrado para ilustrar noveles escritores, nos enseña sin mas, como es el sudor para llegar a la pagina en blanco. Cuando lo hace, la historia está contada y desaparece el fantasma con la inútil inspiración.
Allí viene nuestro prejuicio, cuando el año en que se publicó la primera edición del libro, no pasáramos del primer capítulo. No por escepticismo de lo esotérico, ni por carecer de rudimentos sobre Trimegisto, sino por esa insana adivinación de no corresponder el primer nombre femenino al ideal de la voz de otra mujer, que fuera de nuestro gusto. Porque las historias todas, ya fueron contadas. Solo podemos volver a contar las mismas historias de otra forma. 
El general Tulio Varón, bajó y puede volver tranquilo a su pedestal para que se supere el grosor de la mierda, que es el olvido, si no se abre éste libro.
Es nuestro pequeño viaje por sus páginas, General BENHUR.

Marco Polo
Altillo de Vilanova.
Mayo 13 de 2.014.

jueves, 29 de mayo de 2014

¿QUÉ ES LA GUERRA?




Un vate, un escritor en ciernes, infante, ADIVINA lo  que va a ocurrir en su país en los años venideros. Es la función del escritor, “recordar la otra vida que todo mundo vivirá”  y por eso, predice todo lo que va a ocurrir en un pueblo, que es su país, pero que se asimila a UN MATADERO.
A lo largo de un libro, compara a los humildes matarifes en plena faena y nos cuenta: Que en la guerra hay ORFANDAD, CARENCIA DE AFECTO, DESOLACION, ABANDONO, ODIO, VIOLACION, VENGANZA, HAMBRE y MUERTE y que ésta, la del contrincante, el otro, se producirá de las manera mas horrenda, porque :
“Los seres humanos aman el perfume de sus propios excrementos pero no el olor de los ajenos”  
QUEMADO VIVO. TASAJEADO COMO UN BOCACHICO. DESPEDAZADO POR MINAS QUIEBRAPATA.
O de igual manera a como se procede en el MATADERO.
LA PESA, en su historia. Donde los bucaneros en que se transformaron desde la conquista, cambiaron su alfanje y daga por el cuchillo de destazar.
Entonces serán MUTILADORES, DESTRIPADORES, DEGOLLADORES, DESMEMBRADORES y se llegará a la cúspide del horror al final de las guerras y se practicará el VAMPIRISMO y se aceptará EL CANIBALISMO como si se estuviera hablando de oficiar una misa del terror. Eso y mucho mas es la guerra.
Todo esto se encuentra narrado en ARMAS DE JUEGO la novela.

Los invito a ver las confesiones de UN PARAMILITAR, que me moviera a escribir esto, para recordar al sufrido pueblo Colombiano que la única opción que tenemos es LA PAZ y que quien espere algo para sus hijos no puede heredarle otra cosa que LA PAZ.


Marco Polo
Altillo de Villanova
Mayo 29 de 2.014

viernes, 23 de mayo de 2014

DE LA ENVIDIA A LA BIPOLARIDAD







En cada feria del libro estamos pendientes  de los cuatro o cinco personajes de la literatura que tienen asegurada su promoción,  en alguna de las todavía afamadas editoriales españolas que quedan y las cuales borran de  la línea en el horizonte  a cualquier novel escritor recién aparecido, con sus posters gigantescos.
Los best seller colombianos.
Nos parece una buena señal para no comprar esos libros.
Sobre todo si son de Alfaguara.
Una prevención.
Una soterrada envidia por la buena suerte del escritor de turno.

Persuadidos de que se trata de publicidad, hacemos la evasiva por esos stand para no adquirir los libros de los famosos colombianos, que con sus rostros no despegan la mirada de nuestra billetera y nos persiguen por la feria.
La otra señal consiste en que ese escritor haya recibido o “negociado” algún reciente y jugoso premio que nos siembra la sospecha. Pareciera que esos dos aspectos, antes que vender al escritor lo demeritan y ensucian, sobre todo por el desprestigio de los premios de literatura, casi siempre arreglados, en los que ya nadie cree(Como los de Mincultura) y por la carencia de la inmediatez de ciertos escritores y la falta de ese voz a voz con sus lectores, en los medios masivos de ésta época.
Porque en general la difusión del contenido de un libro en revistas, o medios será siempre con el pago de la payola, perversa costumbre originaria de la radio.
Tengo la experiencia de varias cuasi amistades perdidas, por no haber cancelado un precio que pasa de los seis ceros para realizar la reseña, o mencionar el libro nuevo.
Reseñadores de payola, de supuestos agentes culturales que buscan sólo el lucro.
Una peste del capital que abominan y deifican.

Pese a los prejuicios anteriores, Lis insistió en la pasada feria del libro de Bogotá, en la cual presenté la novela ARMAS DE JUEGO, sin rostro en poster gigantesco, en adquirir el libro de Piedad Bonnet “Lo que no tiene nombre” injuriado, por ser la historia reciente de la muerte de su hijo.
Aunque eso mismo  se predicó de forma inútil para pretender sacar de la dirección de las ventas, a Héctor Abad, con igual criterio de haber escrito también la historia de su padre, suceso ya no tan reciente. Para citar solo éstos dos casos, diré que son dos best seller colombianos que algunos también pretenden demeritar al no incluirlos en el listado de novelas, clasificándolas en el de testimonio, cual si la literatura no fuera otra cosa que eso. Un testimonio. Sin importar que es el efecto de esa literatura actual, a la que el lector de la época ha vuelto la cara sin reparar en el estricto género.
La de nuestra realidad. Que participa de realidad y ficción.

La contada en primera persona, con el prurito de la aparente lirica o de la atracción que el YO posee sobre el íntimo voyerista que a la postre es el lector. Nuestra realidad, o nuestro rostro, necesario con la vida sin el disfraz, ni el pavoneo iluso de un vate que ya desapareció de la humanidad, ahora con cara  de experiencia, sin tapujos y pretensiones de Dios creador, de los escritores de siglos clásicos. 
Y no puede ser de otra forma, que tomando como tema lo que le es mas caro al autor. Su experiencia de vida. O que su fingida “vivencia” llegue en páginas literarias vueltas ficción.

Volver al maniqueísmo para admitir que la novela de Piedad Bonnett, es buena.

Por algún lado debemos empezar a admitir la belleza del dolor.
La opción clásica de catarsis en la piel de una mujer. Escritora.
Creo en su dolor.
Y creo en que su palabra tiene la pócima de su propia salvación.
¿Y dónde quedan los culpables de la muerte? ¿Acaso no es un hecho natural?
Si algo abunda en la vida es el dolor y la muerte, porque la vida es escasa siendo como es, física. ¿Y a que se debe el motivo de mi gusto por éste libro? Creo que tiene que ver con las reflexiones de por qué se escribe, en ese caso concreto. Porque está segura la escritora, que al hacerlo cuenta la historia que muchos han llevado oculta en su piel , es un exorcismo de muchos, al contar la historia de su hijo suicida al fin, cuenta la historia de muchos colombianos, que sólo lloran, pero no pueden asumir en público, que tienen o han tenido un ser querido afectado por una enfermedad mental.

Estamos en una nueva encrucijada del mundo hace muchos días y creemos no haberlo notado.
Ya pasó la época referida por Foucault  en su “Historia de la locura…” cuando al fin la lepra dejó de ser el motivo de escisión. El límite de occidente. Ya pasaron las cruzadas y la vida se fue tornando normal sin los Moros, sin los Chinos, sin los negros. Pero nos queda su sabor, su aroma, su poesía sabia y profunda y un nuevo límite entre los nuevos normales de occidente.

La locura es, sigue siendo nuestro nuevo TABU.

Pero ni siquiera la experiencia que nos aportan epilépticos como Dostoievski en su idiota, o la manifiesta bipolaridad de Virginia Woolf, Poe, Hemingway, Twain, Hesse o Nietzsche, Baudelaire o Cabrera Infante nos hace menos egotistas o generosos con el otro, el escritor que comparte con nosotros la contemporaneidad.
Recuerdo ahora las palabras de Vargas Llosa en torno al por qué surgió el Boom desde Paris: “ Nos leíamos, nos admirábamos, nos queríamos”
Si nos leemos es para destrozarnos, si admiramos lo hacemos con un pero, y en lugar de querernos practicamos el odio o mínimo, la envidia. Si no ingresamos a una "rosca" de mutuos elogios.

El libro de Piedad Bonet, es  una enseña de la realidad colombiana que no puede llegar a negar la familia y por su hijo, escribe. Y por su salud, reconoce lo que nadie quiere sacar a la luz.

Al otro lado está el escritor de actitud excluyente. Con infantilismo de escritor. Diría, parodiando a Lenin, el egotista que no permite siquiera que en su muro de las redes sociales, se comparta al otro y lo niega o borra.
Aquel del egocentrismo. El escritor colombiano que se proclama todavía, (Iluso) único, en su mundo esquizoide.
Sin saberlo es el portador del virus primario de la locura, excluido de los demás humanos  como si estuviéramos en las épocas del clasicismo.
YO me quiero, luego, los demás no existen.
Sólo lo mío.
No puedo leer lo del otro porque corro el riesgo de aprender que la sabiduría también está en los demás.
Nuestro escritor colombiano con infantilismo de escritor, sufre del prurito de la megalomanía, de forma desmesurada, sin entrar a contemplar que tal cualidad hace parte de la locura, de la esquizofrenia, del mundo psiquiátrico.
El escritor colombiano con infantilismo de escritor es loco.
Y carece de siquiatra. Eso lo hace diferente del norteamericano o europeo.
Si.
Es diferente, pero posiblemente ese enfermo mental que trata de ocultar bajo el manto de una sabiduría inútil, que no le ha servido para salvarse a sí mismo por la escritura, rescatando y destruyendo sus monstruos. Haciendo visible sus oscuridades.
Por eso me quedo con el dolor y la locura descrita en el texto de  Piedad Bonnett, porque aclara que la locura aún es innombrable en el mundillo literario, en la alta sociedad y entre el pueblo que no puede admitir que no solo la envidia puede ser una enfermedad como la bipolaridad, la megalomanía y la esquizofrenia.

Marco Polo.

Altillo de Villanova.
2.013- Mayo 22 2.014.









martes, 13 de mayo de 2014

La ficción de ser un escritor de CARTAS DE GOMA











                                                                                         (Da clik para ver el video)




Hoy leí en un artículo del profesor JOSE NAHUN MARTINEZ CRUZ, reproducido en la página FB, de Jose Hebert Diaz Melo, garzoneño por mas señas, quien dirige un periódico virtual y en papel y quien adjuntó una fotografía al mismo, en el que se rememora el suceso de la muerte de Henry Macías Sánchez, estudiante del colegio Simón Bolívar de donde egresé como bachiller, fusilado por un agente de la policía, el Día de la madre, el 12 de Mayo de 1.973 en las calles, exactamente cuando la ciudad cumpliría sus primeros 150 años de fundación.


La elaboración de la historia se realizó a partir de la reunión ficta, de las cartas de cuatro de los miembros de un grupo cultural clandestino, como debía ser en ese pueblo ultra religioso, pero querido; el grupo CULTURAL ESCATOLOGICO GOMA, como obra en CARTAS DE GOMA Y OTRAS FICCIONES mi primer libro de cuentos y ARMAS DE JUEGO mi novela, publicada el año pasado en la Feria Internacional del Libro. Los miembros, garzoneños de cepa, quienes además creamos un periódico que nunca circuló, a no ser, entre unas veinte personas, no eran otros que en su orden GILBERTO RODRIGUEZ, OMAR SILVA VARGAS, MARCO POLO y AUDELINO VARGAS ROJAS. Con el estilo atrevido que pude ir cultivando, hice la simbiosis de muchos géneros y pude novelar la acción en cámara lenta, para los alumnos del Bolívar, que hoy están reclamando que se rememore el suceso, que no se deje olvidar, pero que no han leído el libro.






Además, me empeñé en hacer la historia, con el resultado de las noticias que quedaron impresas en El Tiempo, el diario, con fotografías que recuperé del proceso penal, cuando en 1985 llegué como Juez de Instrucción a Garzón y fue un atrevimiento en ese momento, porque ser miembro del poder Judicial entrañaba el statu quo, que en ningún momento había sepultado, ni siquiera hoy, mi espíritu rebelde.








Pues bien, cuando el escritor es el cronista del pueblo, el amanuense de los no héroes, de los ocultos, de los ninguneados, también tiende a ser DESCONOCIDO. Y eso ha ocurrido en Garzón, en donde sólo unas tres personas han leído el libro o lo reconocen, como el único que ha sido partícipe de ésta historia.



Es más, hay periodistas que consideran hoy, que si hablan de mis libros, pueden perder su inútil fama y eso es grave para ellos, entonces, procuran seguir ocultando, o ninguneando lo que la historia les está restregando en la cara. Y de eso está lleno ese pueblo de grandes locutores y periodistas, y hoy cuando de la frívola y popular Facebook, salta mi libro, 26 AÑOS DESPUES, veo que no se puede seguir ocultando su existencia. Que han hecho y son parte de la historia de ese pueblo. Debo reconocer desde ya la colaboración del autor del artículo, JOSE NAHUM MARTINEZ CRUZ, en letra grande, de los Calderón España, de Chucho Fierro y de Sabambú stéreo, así como de GERARDO VARGAS y la DROGUERIA DORIS en la plaza, donde se intenta vender mi último libro en medio de vitaminas para el olvido y remedios para el dolor.
Con los medios virtuales, FB, el Blog LITERATURA Y MISTELA, con Youtube, únicos medios ágiles y libres que me han permitido ser leído  y visto en mas de 120.000 ingresos como lo dije anoche, para responder la pregunta de Benhur Sánchez sobre las visitas a mi blog.








(Faccimil de la primera página de ARMAS DE JUEGO)


Pues bien, sea la fecha propicia para iniciar desde hoy, el DIA DE LOS RECUERDOS, en SEMINARIO o Garzón, tema que trato en ARMAS DE JUEGO, como lo utilizara MARCEL PROUST al estimular también la recuperación de la memoria en, A LA BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO.


 (Fotografía del proceso por ASONADA, utilizada para reconocer a los estudiantes) 


Considero que hoy, estoy recuperando para el Huila y el país, esa memoria que los detentadores del poder gustan ocultar y que los mezquinos elementos que se creen dueños de los medios no pueden tapar más, porque es el tiempo del Facebook, del blog, de Youtube, el elemental periódico de los anodinos y desconocidos.



 (Léase en el sello que son las fuerzas militares y un Juez Militar quien inició la investigación, por la asonada, pero no por el homicidio de Henry Macías)
  
Con ello los invito a leer, a los estudiantes del colegio, a  los lectores del blog y el mundo, mi novela ARMAS DE JUEGO donde se tratan los temas de la memoria, esa ficción de por qué nos olvidan cuando escribimos para el pueblo.


Marco Polo.