sábado, 28 de junio de 2014

Desde hace más de cuarenta años estamos en:


LOS DIAS DE LA ESPERA
Cuentario de Luis Ernesto Lasso



De la relectura de su libro finalista de “Casa de las Américas” Cuba en 1.969, nos queda un agrio sabor a desencanto de la historia nacional, como si se reciclara la derrota de la patria.
Sí, entendemos que es la ficción de ese hombre entregado a las letras, desde que se  reconoció el timbre sonoro en medio de la borrasca de la tiza, o en el vibrato de su voz gitana para el canto, o para la consigna callejera, teñida del impostado tono caribeño que era su pasión libertaria.

Su libro que lucha al final por tener unidad, o por quedarse finalmente en el “Moral”,  nos vuelve al pasado de hace cuarenta y cuatro años, donde nadie contaba nuestras desgracias nacionales en el Huila.

Allí podemos ver reflejado el rostro del misterio, en la madre del niño narrador, en esa relación de apariencia espúrea, vitalizada por la miseria, donde lo que se calla es el cuento.
La desimportancia de la infidelidad masculina frente a la necesidad del placer, y de nuevo esa madre perdida y recuperada con el trasfondo de lo prohibido y oculto en esas disfuncionales familias colombianas.
La alegría de los San Juanes huilenses rotos por la muerte.
La angustia y el terror, erótico a veces, para niños y mujeres que esperan los chusmeros conservadores.
O el gamonalismo de las lides de apariencia libertaria con la historia trunca de la justicia y el crimen en el redondel.
La segura paga a los curas para la salvación o la conversión en ángeles.
La nostalgia vuelta poesía en la “Sirena”, que ni siquiera el niño enamorado, logra salvar de las garras de la desgracia pueblerina, porque sus hombres sueñan mas bien con el lustre de tener una monja en la familia.
Cuando irrumpe desde la ciudad la añoranza del niño viendo a su madre trabajar otra vez, con un nuevo padre, en medio de esa música que se queda a mitad del camino, sin ser entendida o bien trinada, cuando se resuelve una “extraña reforma agraria” donde es indispensable la negación del control natal y se incursiona en un relato de muerte desde la conciencia misma, como si el autor desesperado por el desencanto debiera recurrir a los muertos de Pedro Páramo o Joyce para conjurar los males de su patria.
Si bien, es uno de los primeros libros de cuento del Huila, no es menos que uno de los textos inolvidables de la narrativa sobre la violencia en Colombia.
Por su voz se escuchan las voces del humilde latinoamericano, como si Roa Bastos estuviera relatando de nuevo, o como si Arguedas estuviera lamentado sus paisanos.
En sus catorce relatos el autor resuelve desde el Moral, resumir a sus paisanos la vida pueblerina, y cuando la ciudad que ya conoce, lo llama desde la nostalgia de la orfandad, vuelve a su tierra de calentano para airear la miseria de allá y de acá.

“El trabajo serio y consciente de su autor se vislumbra en éstas páginas donde se mezclan el leguaje popular, los personajes más nuestros en sus miserias más recónditas. Es el resultado del conocimiento de su pueblo, la acumulación de experiencias, la investigación objetiva de la realidad, el estudio de la estilística como continua búsqueda”. Dice Benhur Sánchez en la contratapa del libro, cuya portada también fuera uno de sus dibujos.



Luis Ernesto Lasso Alarcón, nació en Palermo Huila en 1944. Fue dirigente sindical de Fecode, profesor Universitario de la Usco, finalista en Casa de las Américas de Cuba con éste libro que hoy reseñamos en Literatura y Mistela porque sabemos que muchos no lo han leído. Es Magister en Literatura Hispanoamericana de la U. Javeriana.
La Universidad Nacional publicó su estudio “Señas de Identidad en la Cuentística Hispanoamericana” en 1.990.
Cesar Valencia Solanilla al referirse a éste texto dice: “Complejidad analítica para atisbar la complejidad narrativa de los maestros. Razón que nos hace comparar este libro de Luis Ernesto Lasso… con el ya legendario Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano, sobre todo por el vigor del lenguaje, por la convicción y vitalidad en la discusión y por la identidad de raíces, así se trate de discursos diferentes y con finalidades específicas”.
En 1992 en su compañía recibimos para un San Pedro, las respectivas publicaciones del Instituto Huilense de Cultura, él por su Manual teórico práctico de EL CUENTO SU RELECTURA, yo, por Cuarto de amor discreto. Con el proyecto de ese manual, ganó la beca “Francisco de Paula Santander” de Colcultura en 1988  Luego no volvimos a encontrarnos.

Su estatura literaria y su capacidad de dirigente nacional, se aplica a la gesta épica que llegara a convertir a Itusco en Universidad Surcolombiana,  y no solo funda un partido en Neiva sino la revista “VORAGINE” y encuentros de escritores en el Huila en los ochenta, siendo un distinguido luchador de la causa popular.
Luego de éste positivo aporte, viaja a Bogotá y Caracas y regresa a hacerse Licenciado en Literatura y luego Magister, para en nuestro reencuentro, fundar la revista, TEOREMA ARTE Y LITERATURA en 1.976, que por varios años trajo ideas de izquierda a las letras, desde la ciudad de Bogotá.
Su lucha continúa luego en Neiva, donde trata de desterrar con su voz y su enseñanza, el atraso, y funda una cátedra sobre Rivera para alcanzar en algo la identidad del Huila, que hoy reclamamos desde nuestros libros. Finalmente pasan cerca de treinta años sin saber de su vida. Son los días de la espera, para intentar encontrar una entrevista con el "Ayasso", el otro maestro de maestros, que debe aparecer en todos los textos de los escritores del Huila.

En Ajuste de cuentas de 2.014, Harold Alvarado Tenorio, lo refiere, al hablar de ese poeta de ficción Ignacio Escobar Urdaneta de Brigard, e incluirlo dentro una supuesta GENERACION DEL DESENCANTO de su último texto, en que pretende con su ironía, acuchillar poetas.

Jaime Moreno novela ya, en Alguien anda detrás del presidente, también en éste año, al autor de éstos cuentos  en sus reuniones políticas del San Mitchel: “El primero en llegar fue el profesor Lácidez Alarcón. Inquieto, desparpajado, de buen humor. Excelente orador y también cantante. Como escritor había probado suerte en el Concurso de Cuento Casa de las Américas de Cuba y sus deliciosos relatos habían sido mencionados como finalistas

En “Armas de Juego” 2.013, el profesor Ayasso aparece como el estimulante de la buena literatura.

Espero que su novela sobre las luchas Sindicales, tema al que se le adelantó Jaime Moreno y que alguna vez de forma indisciplinada, siendo estudiante de Itusco, pude hojear, esté lista para aunar nuestra historia perdida.
Pero no es ésta su biografía, su noble labor amerita novelas y libros y mas libros de relatos que se dibujen desde el sur hacia el norte de los colombianos. Y por supuesto su voz y su imagen están en deuda para éste blog.


Marco Polo
Altillo de Villanova
Bogotá D.C. 28 de Junio de 2.014.







martes, 17 de junio de 2014



EL MONOLOGO DE MOLLY, EN "BLOOMSDAY".


https://www.youtube.com/watch?v=eSXpFpXKuCc









En el último  capítulo, el 18 de su novela "ULYSSES" de JAMES AGUSTINE JOYCE, nos muestra con maestría la conciencia de la mujer de comienzos de siglo. Esa que admitió su infidelidad, su necesidad de sentir verdadero placer sin ataduras, que hoy se atreve para bien o para mal, a equilibrar al hombre en los cargos, la que ha logrado que siempre se diga "ella" antes que él. La que abandonó sus hijos a la crianza de una nana que les enseñe rancheras, por escalar hasta la ejecución de la burocracia y dominar al varón y enjuiciarlo como lo hiciera en sus páginas con BLOOM, a costa de una teoría feminista, esa que transita con nosotros por las mismas páginas de la creación y la misma que por siempre nos da su ternura para compartir el placer,  y que fuera comprendida por el poeta de hoy, por el Joyce de ayer. Ella expresa aquí sus primeras frases de inconformidad con el varón del siglo veinte, en sus primeras décadas, pretendiendo confesar sus veleidades al marido.




Este monólogo fue editado de la película ULYSSES de Joseph Strick. Una versión tildada de muy literal por muchos, que entendemos no quería separarse de ese torbellino que es la palabra en la novela, tan comentada y tan escasamente leída. Porque fueron sus propios amigos íntimos quienes debieron intervenir para que lectores como nosotros pudiéramos llegar a sus páginas con la sensación de haber comprendido su "juego". La película no se pudo proyectar en Irlanda hasta el año 2.000 siendo editada en 1.967 en inglés. Hacia el año 2005 pude conseguirla en DVD y luego pude agregarle los subtítulos en español, para  disfrutar de otra manera todo lo intrincado de ese libro que nos empujó a seguir en la brega de las letras. Hoy me atrevo a ponerla a consideración de ustedes, para estimular a descubrir a Joyce desde sus propias páginas, porque ayer fue el “BLOOMSDAY”, conmemoración  del 16 de Junio de 1905, día en que el escritor tuvo la primera cita con NORA BERNACLE su esposa y que se sigue celebrando en Dublín. A lo mejor seguirá siendo prohibido en la conciencia nacional.
De igual manera la versión "BLOOM" de Sean Walsh más fresca, mas interpretativa, vigorosa y a color realizada en 2.044 que nos acerca de nuevo a las calles de Dublín, proyectadas en mi nuevo periplo y a la encarnación de los mismos personajes que siguen lacerando la inteligencia.



Al efecto, recomiendo además, la novela "DUBLINESCA" de Enrique Vila-Matas, que nos lleva por los caminos de la celebración de la fecha, y nos desarrolla un inteligente tema del libro entre lo virtual y lo apocalíptico del fin de la era Gutembert.

Marco Polo.

sábado, 7 de junio de 2014

Que los best sellers nos remitan al infierno



He leído en los últimos años, fuera de los best seller colombianos, algunos universales, los del poder multinacional. Y lo he hecho con la cautela conque observé a los nacionales, buscando las correspondencias, los temas y las técnicas para intentar nuestras propias frases.

Cuando leí a Dan Brown y el Código de Da Vinci, sentí que el escritor no era un sujeto. Sino un grupo, un equipo, un negocio de muchas personas cuyo GERENTE era Brown. Entonces magnifiqué la técnica de la escritura por capítulos, donde a lo mejor se contaba cada palabra y se jugaba a mantener al lector sobre la página, en pequeñas secuencias de interés que iban in crescendo, al descifrar en el capítulo siguiente un pequeño enigma y al final plantear otro nuevo.

Meticulosamente cada capítulo fue planeado en ascenso hacia una propuesta muy en boga de nuestra discutida actualidad. ¿La mujer ha sido excluida en general de la vida machista del ser humano? ¿Es necesario diferenciar para igualar? ¿Decir, la niña y el niño al tiempo para no hacer exclusiones? O ultimar el hermoso termino poetisa, para masculinizar la ternura de la mujer. Esa es la fealdad política dentro de la mecánica de la lengua.  Un contrasentido, pero el interés en participar en el nacimiento de la polémica desde la propia Biblia, es la que dota al libro de persuasión, de que estamos ante alguien que descubrió el agua tibia.
Luego vendrá el desencanto al descubrir que podemos proponer mil libros para buscar el Santo Grial y al final, cuando lo hallemos, propondremos la búsqueda de otro Nuevo.
La esencia de lo humano.
La inconformidad.

Cuando leí a  Ken Follet, ya tenía los tiquetes para viajar a Europa y me urgía conocer un poco mas de cerca lo que significaban las Catedrales, no solo como un símbolo de poder y trascendencia o eternidad del respectivo obispo que comenzaba la suya, sino también la utilización de la arquitectura en la elaboración literaria ya apreciada y llevada a la cima por MARCEL PROUST.

Entonces con dedicación también hice inmersión en las mas de 1.300 páginas de los PILARES DE LA TIERRA pero al llegar al final de la primera parte, noté que las bases de la catedral a las 400 páginas caerían, no tanto por falta de cálculo de ingeniería en la atracción y técnica de la obra, sino porque “la simple ficción” no permitía dar muerte a una bruja que espetó a uno de los personajes oscuros de la obra, el cardenal Waleram, con una maldición. Y aquel, investido como estaba, de poder inquisitorio hubiese y debía haberle buscado un lugar en la horca de otro ejecutado en ése momento. Pero si hubiera acabado a la bruja, la novela, las otras ochocientas páginas se hubieran echado a perder. Entonces resolví seguir la novela ahora, desde el punto de la creatividad para la cual estaba hecha, para el CINE y compré en BluRay la serie y me ahorré el desgaste visual de mi astigmatismo, con una hermosa puesta en escena, donde no era tan notorio el traspiés y volatilidad de los cimientos de los Pilares de la tierra.
Igual me ocurrió con Juego de Tronos, del cual sólo adquirí los discos y ni siquiera terminé de ver la serie.
Este no era un velado libro, sino directamente un guión. El negocio para una extensa serie televisiva, con dragones, abundante sexo y decapitaciones, escrito por un especialista urgido de fondos.

Cosa similar ocurrió con Inferno del mismo Brown.
Otra voluminosa obra, a la que por las experiencias anteriores no tomé con tanta seriedad y mas bien, procuré leer con placer y distracción antes que considerar un gran aporte a mi vida cultural.

Claro, se repetía la técnica, ya no tan perfecta, pero sentíamos que la novela era otro guion, para la segunda parte de la de Langdon, que nunca debió ser Tom Hawns en el Código, sino, pese a su edad en mi casting, elaboré el papel para Harrison Ford.

Allí peló el cobre nuevamente Brown y con desfachatez, nos brinda toda la suerte de productos que la tecnología, la moda y farándula ahora, venden por intermedio de las páginas del novelista de forma casi subliminal, a la usanza de la música. Así llegamos hasta la cámara de video Go Pro impulsada por un drone de cuatro hélices que en H&B de la Quinta avenida de Nueva York se consigue por mil dólares. Trajes de marca, etc.  y otros gadgets de moda. ¡Qué vulgaridad!
Ya no busca meternos en la discusión del machismo, ni en el tema del closet de actualidad, ni es tan importante la teoría del  transhumanismo que al final se olvida en la novela. No. Se centra en dos ciudades muy frecuentadas por él y fletadas por sus editores para que escriba: Florencia y Venecia.
Prometo, no ir a la premier de la película de éste guión de bandidos y persecutores.

Eso sí, ahora mismo agradezco a Brown, por haberme mandado directo al infierno.

Si, he retomado los pasos de Dante, y ahora tengo su libro en la mano, tres tomos de los preciosos versos, en dos idiomas, que he preferido releer casi en voz alta.

Marco Polo

Altillo de Vilanova
Martes 11 de Febrero de 2.014