jueves, 20 de octubre de 2011

Septimazo

Desde los años 75 del siglo pasado cuando llegamos a Bogotá, adquirimos la costumbre de darnos un "septimazo", el paseo por la carrera 7, que nos iba mostrando la actualidad del país como la primera página de la capital. Es cierto que se daba cierta especial calidez diversa a la de éstos días. Pero allí estaba el resumen de lo que estaba aconteciendo en el pais. Los problemas económicos y la magia del colombiano para enfrentarlos. Los artistas callejeros, nuevos visitantes de las calles, los ladrones de esferos, dementes políticos caídos en desgracia, burócratas de todas las layas, almacenes de música, negocios de todas las creatividades, el mismo largo párrafo de Gaitán tratando de hilar alguna coherencia contra los descreídos del positivismo, todo un Cantinflas de la palabra de hoy, los mismos edificios y frases de frontispicio, las mismas palomas y un hombre que camina a su paseo embebido, fotografiándolo todo para contarlo 36 años después.



Ésta es la visión de la ciudad hoy, que riñe con la del recuerdo por la desaparición de algunos sitios, algunos personajes, algunos nombres y sonidos que sólo quedan en la memoria, en ese cuento del paseo que aún no termina.