martes, 20 de septiembre de 2011

Un cuento y un poema


Un día le preguntaron a Borges en cual de sus obras estaría contenido para la eternidad. Dio el nombre de tres cuentos Ulrika, Funes el memorioso y El libro de arena. Y entre los poemas Spinoza y Everness, sobre el tiempo y la eternidad. Aquí va un cuento y un poema, para la alegría.













jueves, 8 de septiembre de 2011

LAS PRIMERAS TENTACIONES DE HEIDER ROJAS





Mientras me mira leer, le he dicho a Lis que muchas veces buscamos en el texto, en el cuento o la novela, algo nuestro.
Ese es uno de los intereses naturales de un lector cualquiera.
En éste libro creo haber encontrado algunas cosas vividas o ejercidas en el oficio.
Luego al reseñarlo, la crítica que es la inmersión en el texto, no resulta así mas que sencilla.
Es la impresión inmediata.
De lo que me gustó hay mas de una historia, pero sobre todo aquella en que lo nuestro, o lo mío mira hacia el sur.

En,"Los extorsionistas: Discurre la vida del cineclubista entre los investigadores y las cintas quemándose como el aburrimiento de los neivanos. Pero desde su negocio se hace la "inteligencia" a sus clientes para la extorsión. La tienda es un ardid y las últimas frases delatan al criminal que al final desaparece. El narrador es sospechoso. Pero le importa muy poco si tiene otra teta para la succión.
Es casi un mundo caricaturesco el que me gusta.
Boogie el aceitoso, de nuevo inteligente.
Un mundo que va lento como la ciudad del calor y donde dos o tres frases alcanzan a iluminar esa vida deslizándose , ya escrita, ya usada como el rodar de una vieja película en sepia.
Me parece, el mejor cuento en negro que se aproxima a la luz de Neiva.

Es una hermosa edición ilustrada con la obra pictórica de Dario Ruiz.
Su textos recientes y maduros van del reto y la provocación, a la ironía o al atrevimiento de mezclar recursos del ensayo y el discurso frío de una sociedad anónima.

"Primeras tentaciones"  es una historia estremecedora, donde el artista colonial vuelve a nosotros para pintar al Cristo que soporta la vejaciones modernas con estimulantes. Una sórdida sonrisa parece profanar la realidad del hombre que fue Dios, creación humana. El modelo con el milagro de la cocaína que lo ayuda a soportar esa noria de ser miserable y llegar a la opulencia para volver a caer.
Preciosos sanatorios. Filósofos suicidas. Ladrones de huecos. Tesoros del Magdalena. Se avista por ahí el genero policiaco o la inacabada ciencia ficción, los sueños perpetuos que se deslizan en la terrible incomunicación.

Heider Rojas es un huilense de Algeciras, abogado, filósofo inconcluso y magister en Escrituras Creativas.
Este su sexto libro, va tomando lugar en el rescate de la memoria huilense.







miércoles, 7 de septiembre de 2011

RECORDANDO AL CRONOPIO MAYOR




En 1975 en la librera de Stella Paredes de Neiva, con el crédito que aportaba mi humilde sueldo de maestro de escuela compré Los relatos de Julio Cortázar , e Historias de Cronopios y de famas, y en el formato inicial, la revista Puesto de Combate de Milciades Arévalo.
Hoy con la edad de Lis, encuentro el segundo libro en mención, con las hojas amarillas, dispuesto para otra lectura juiciosa .
El costo en esa época fue de $31,oo .
Mil veces menos que hoy.
Traigo entonces la imagen y la voz de Cortázar, para que de nuevo indique otra vez, el origen de los Cronopios, en su teatro de imaginaciones y para explicar a Lis, que la historia titulada Instrucciones para volar, de mi libro ARMAS DE JUEGO, no fue tomado de aquel libro, y que si lo fue, lo hizo el inconsciente que constituye ese bagaje que da la lectura en la formación cultural del hombre.
Mi recuerdo ha procesado a lo mejor esas palabras para forjar un título, tantos años después.
El título de la historia es mío.
Ya no pertenece sólo a Cortázar.
Eso es la literatura.


jueves, 1 de septiembre de 2011

Pequeña nostalgia.


Cuando leí los Detectives Salvajes en 2.009, mi reacción a su primera parte fue de sorpresa. Un tanto negativa.
Porque gozo de la independencia y puedo pensar y decir lo que quiero, en éste país remendado de injusticias, navegado de muertes.

"¿Que es esto?
Experiencias adolescentes. ¿Existenciales? Recetario de todos los poetas maricas? ¿Ese es el bagaje?
Aprendices de poetas. Ridículos seres jugando a experimentar. Marginales. Realismo visceral!? Es huir de la poesía, un autoflagelo poetico.
El fluir del destripado lenguaje mexicano.
A lo mejor sí, es solo el diario insulso de un adolescente, de un estudiante irresponsable que apuesta a jugarse la vida.
Sus personajes son de caricatura. Ninguno tiene una verdadera vida. Parecen ridículos seres salidos de las páginas estúpidas de algún poema inútil, de un sinsentido de la literatura. Y para qué?
No le encuentro poesía. Ni dirección. Y casi ni gusto.
A lo mejor sólo una página o relato es aceptable. El resto. Inane. Insípido, inútil. Incondicional de Borges? De Rimbaud puede ser. Onetti?, Cesar Vallejo?
Una forma de ver el mundo a través de sus ojos."

Es  la glosa que hice sobre el libro en la página 137. Incrédulo de la propaganda.

Que hoy, con las editoriales se unen a un coro, para ser los descubridores de su genio.
Creo que su final, provocó el mito y llenó los bolsillos de los libreros.
Pero en la página 554 mi posición critica cambia de manera rotunda:

"Ahora debo ver las historias despedazadas de dos poetas. Como la técnica de la fractalidad en la novela. Muchos personajes hablan de los personajes principales o el suceso en etapas temporales. In crescendo. Agregan su experiencia personal que une o se une al recordado haciendo parte de aquel. Como sumando pedacitos de realidad al todo histórico del ser humano contado. Un poeta que en lugar de visceral realista se hace humano como describe Cortázar, o mejor, Morelli.
Los sucesivos relatos no son congruentes sino en el personaje que nos hace viajar por diversidades no previstas para el lector.
Eso, es una nueva forma de hacer una novela.
De contarla a veces con todos los sucesos inocuos de la vida. Esa es la vida. La vida se hace novela a los ojos de todos los contadores de cuentos que fijan los dos poetas como con chinches en la pared. Y ese recurso era improbable, irreal dado que no es posible luego de 20 años reunirlos o mejor año por año ir tomando sus palabras de un escrito, o tomados con grabadora.
Es el triunfo de la primera persona para hacer una novela. El lenguaje es sencillo y los cuentos digeribles."

Cuando leí Estrella lejana, corroboré su origen, y el delicioso fluir de un cuento vuelto poesía.
De la poesía habitando cualquier desesperanza.
Entonces comprendí su genialidad.

Me apresto a la lectura sosegada, con la conciencia de estar con un personaje conocido, al ingresar al mundo de 2.666, como si estuviera llegando al final del año de la bestia.
Porque encuentro los libros de la manera mas insólita posible, sin consejos académicos, con la paciencia y experiencia de un aprendiz de policía, sin desechar el comentario neófito y dudando de la publicidad. Eso lo otorga el ser autodidacta. Nos demoramos toda la vida en llegar. Pero ahí estamos. Sin las ventajas del poder. A veces el voz a voz nos lleva al punto real.
Ahora que todos los que leyeron o publicaron ese texto, fueron los inventores del mito, no puedo dejar de sentir una pequeña nostalgia fría, como el terror, al creer y ver que Roberto Bolaños escribió acicateado por su hígado en pedazos.
Le tocó echar mano a sus diarios, a su propia vida apagándose para entender que derrotando todas las escuelas, todas las posturas abisales de los sabios, su única opción era recurrir a lo sencillo que ha sido siempre la verdadera literatura, sin una de sus vísceras.
Escribir con la que tenía buena aún:
La de su corazón que de igual manera es visceral.

Eso lo acabo de sentir ahora, cuando me acerco al video de la T.V. española, sobre su vida y que me lo remitiera un amigo de facebook:


http://www.rtve.es/alacarta/videos/imprescindibles/imprescindibles-roberto-bolano/908584/